jueves, enero 12, 2012

El tema de la sequía para legos

Parece ser el tema de la quincena. Pero se escuchan muchas voces al respecto que no parecen tener mucha idea de como incide realmente en la producción.
Lo primero que hay que entender es que el daño de la sequía no es necesariamente que las plantas del cultivo se sequen (lo que sería producción cero). Un cultivo tiene una productividad potencial, en condiciones óptimas, que se empieza a resentir cuando sufre un stress durante el ciclo, ya sea por sequía o por calor.
Pero una sequía no tiene el mismo efecto en las distintas etapas del ciclo del cultivo, como vemos en el siguiente gráfico (1)
Estos gráficos representan la disminución de la producción (respecto a la potencial) de cultivos de diferentes especies que han tenido un stress de mas o menos dos semanas en diferentes estados de su ciclo de vida, desde la emergencia arriba de la tierra hasta la madurez.
Cada especie tiene un período en el cual un stress similar tiene un impacto más grave que en otras etapas.
Por ejemplo el maíz es muy sensible a las condiciones hídricas en floración. Por más que no sufra en otros momentos, un stress en esa etapa puede reducir el rinde en un 50%, sin que eso se recupere si mejora posteriormente. Las etapas inmediatamente anteriores y posteriores son también sensibles. En contraste la etapa vegetativa es menos complicada, un stress en ese momento se revierte con lluvias posteriores con bajo impacto en el resultado (20% a lo sumo en 15 días de stress). El período de llenado de grano, posterior a la floración y el cuajado, tiene una susceptibilidad intermedia.
La mala noticia es que para el 60-70% de la superficie de maíz en la Argentina, este período crítico ocurre entre el 10 de Diciembre y el 10 de Enero, dependiendo de si se siembra en Septiembre o en Octubre.
La soja es diferente. El período más sensible no es la floración (que en soja dura mucho más que en maíz), en realidad es posterior, correspondiendo al período de desarrollo de las "chaucha", y el llenado de los granos. Por lo tanto la sequía en la primer mitad del ciclo produce una reducción del tamaño de la planta, menos hojas, pero si se recupera se puede llegar a un 80% del rinde potencial. Una sequía en las etapas finales, en cambio, es muy dañina.
La buena noticia es que el período crítico de la soja, dependiendo de fecha de siembra y variedad sembrada, ocurre entre el 15 de Enero y fines de Febrero.
Por supuesto esto se puede complicar mucho más, los buenos suelos tienen más capacidad de almacenar agua para períodos de sequía que los malos (se ahí las diferencias de precio), el buen manejo (evitar evaporación, malezas, etc) ayuda mucho, está la incidencia de la fertilización, etc, etc, etc.
También se debe tener en cuenta que los efectos de la sequía van siendo aditivos. De tal manera que a medida que el cultivo va pasando por diferentes etapas con stress, va disminuyendo su producción hasta que en algun momento ésta termina siendo nula, aún antes de que las plantas se sequen por completo.
La Argentina es un país grande, siempre hay sequía en algun lado, hay zonas y suelos marginales donde lo normal es que se produzca la mitad que en zonas óptimas. Tambén sucede que en la peor seca algun suertudo liga 40 mm que le salvan la campaña (es típico del verano).  Pero no todos los años son iguales. En genral hay influencia de la temperatura del Pacífico central. Cuando esta caliente (Años Niño) llueve muy bien en la mayor parte de la Argentina. Cuando esta frío (Años Niña como éste) llueve menos, más errático y desparejo, y son años más complicados.
En la segunda parte haremos algunos cálculos sobre producción en base a lo que sabemos hasta ahora.

1) De Andrade, F. y Sadras, V. "Bases para el manejo del maíz, el girasol y la soja" Cap VII p. 187.

10 comentarios:

Alcides Acevedo dijo...

Buen informe, resulta que los últimos días salieron varios progres con el pluviómetro en mano a pedir aumento de retenciones... se los puede ver también bailando la danza de la lluvia, aunque no entiendan la dinámica del clima saben muy bien que Argentina es agro dependiente... y eso no va a cambiar con la actual política económica.

economiaposible dijo...

Mariano,
Muy claro y al punto central de la cuestión, que se pierde en el mensaje mediático de "sequía, sequía" (y si, un diario que publique "llueve normalmente en la pampa" no vende tanto). Las proyecciones más serias que vi hasta ahora las del USDA que publicó ayer La Nación. Saludos,

martín

Lucas dijo...

Es imposible creerte Mariano. Tu ideología extremista nos lleva a dudar de la construcción de tus datos.
No sería la primera vez que utilizan la mentira y distorsión para obtener beneficios del conjunto de la población. Seguramente se defenderán con algún mito...por suerte la mayoría de la población ya empezó a avivarse

Ricardo Lakatos dijo...

Como siempre, muy simple claro y sensato el enfoque. Salvo para los forajidosK como ese Lucas (como los vende el armado del lenguaje), el planteo de las consecuencias de una sequia es tal cual.
Solo agregaria que una sequía pone en condiciones de vulnerabilidad a un cultivo, por lo que sus insectos depredadores multiplican los daños propios de la sequia. Ademas de la calidad del grano producido ... pero eso ya es entrar en tecnicismos.
Ricardo Lakatos

Anónimo dijo...

Mariano,

Mi nombre es Matías Di Santi y soy editor de CHEQUEADO.COM. Necesito un tel tuyo de manera urgente. Me lo mandas a mdisanti@chequeado.com???

Anónimo dijo...

Como las fotos de las vacas muertas de sed...... bleeeffffff.

Marcelo Tamasi dijo...

Buen informe, sólo no me gustó el título, que debería haber sido algo así como "sequía es cuando no llueve en el patio de mi casa". Paso a explicar:

Las previsiones locales sobre la cosecha de maíz, habida cuenta de la "sequía", hablan de alrededor de 25 millones de toneladas. La USDA pronosticó 26 millones. Lo curioso es que en la campaña anterior, fue de unos 22 millones. Es decir, "sequía" incluida, la producción crecerá.

Lo mismo ocurre con la soja. En principio se pensaba en 52 millones de toneladas. La "sequía" redujo esas expectativas a los 50 millones estimados por la USDA... pero el año pasado se habían cosechado 49 millones.

Es decir, la producción de los granos más importantes no sólo no disminuirá sino que seguirá creciendo. Menos de lo esperado, pero aún con curva positiva.

Conclusión: lástima que tanta gente, incluidos muchos funcionarios, sean tan ignorantes como para dejarse convencer por lágrimas de cocodrilo...

(Fuentes: Secretaría de Agricultura de los EEUU, USDA - Bolsa de Cereales de Buenos Aires).

Mariano T. dijo...

En una próxima nota voy a hacer números, pero te anticipo que no hay que creer todo lo que dicen los yankis.

Tano dijo...

Lucas, el análisis técnico que hace Mariano te queda demasiado grande. Quizá por eso respondés cualquier pavada. ¿Sabés qué es la floración? ¿Viste alguna vez una planta de soja? ¿Podés diferenciar un maíz de un trigo? Infiero, por tu estrechez mental, que no. Y si lo conocés, todavía es peor.
Marcelo, hay dos cuestiones a analizar aquí. Una es el impacto "micro" para cada productor y otra el escenario "macro".
Por ej. si 10 productores producen 10 tns de maíz, tenemos 100. Ahora si 20 productores producen 6, tenemos 120. Hay más producción global, aunque para cada productor hay una merma del 40% de su rinde.
Lo que pasó esta campaña fue que aumentó el área sembrada de ambos cultivos (soja y maíz).
Saludos

J. Frogone dijo...

A todos los invito a que lean el ultimo informe del MINIAGRI, creo que es del 19/01 acerca de la evolucion de los cultivos, especialmente a quienes creen que esto de la seca es una pavada. Un punto, respecto de la seca de 2008/09, este año la zona nucleo es una de las mas castigadas con perdidas en maiz ya irreversibles, merma en superfice de soja y de rinde potencial. Vamos a ver como sigue la historia pero va ser muy dificil mas de 20.0 mill.de tn de maiz y de 46.0 mill.de tn en soja, son todavia creo num,eros conservadores